viernes, 26 de octubre de 2012

Dormir ayuda a estudiar

Muchos de nosotros relacionamos estudiar mucho con dormir poco. Todos los años vemos que cuando llega la Selectividad, las bibliotecas se abarrotan por las noches de estudiantes que están dispuestos a pasar la noche en vela "estudiando". No voy a ser yo quien diga que la gente que va por la noche a las bibliotecas no va sólo a estudiar, pero es extraño que veas a más gente en la puerta tomando café y charlando que dentro estudiando.
Volviendo al tema que nos interesa, esta demostrado (aquí está la página http://www.journalsleep.org/ViewAbstract.aspx?pid=27978) que la privación del sueño afecta a la capacidad de memoria, es decir, que si no dormimos lo suficiente puede que nuestro cerebro no rinda al 100% de sus posibilidades. Cuando decimos no dormir lo suficiente nos referimos a un mínimo de 7h. Todos sabemos que cada uno necesita más o menos horas para sentirse descansado, esto oscila entre 7 y 9 horas. Por tanto, dormir menos de esta cantidad de horas no es recomendable.
¿Por qué es tan importante dormir? 
Aparte de lo mencionado anteriormente sobre la memoria, el descanso nos ayuda a desconectar un poco de los papeles, a templar los nervios que podemos tener ante un examen y a la vez ayuda a que nuestro cerebro organice y asiente bien lo estudiado. 
¿Por qué no estudiar por la noche?
Mucha gente dice que por la noche se concentran mejor y rinden más. Esto puede deberse a que por el día no encuentran momentos de paz y tranquilidad en su lugar de estudio, lo cual deberían remediar. Además, ésta gente debe tomar cafeína ya que el cuerpo no está acostumbrado a trabajar esas horas. La cafeína nos da la sensación de estar despierto pero no es más que un estimulante y está demostrado que no ayuda en nada al rendimiento académico, es más, lo perjudica.
Estudiar por la noche representa una batalla entre la mente y el cuerpo, ya que uno quiere estar despierto y el otro quiere descansar. Y aún más si estas estudiando una materia que se pone cuesta arriba y las horas van pasando y el sueño aumentando.
Por último queda añadir que si uno se va a la cama inmediatamente después de haber estado batallando, por ejemplo, contra la temida Filosofía o la legendaria Historia es probable que le cueste dormir ya que su cerebro todavía está en tensión.
No voy a negar que nunca haya pasado madrugadas estudiando porque me "ha cogido el toro" en alguna asignatura y he tenido que recurrir a estos horarios (seguramente por incumplir el planning), pero os puedo asegurar que no son nada recomendables, la noche se hizo para dormir y el café para desayunar que sino después pasa esto http://www.youtube.com/watch?v=u3PYnqabbls&NR=1&feature=endscreen.

UN ABRAZO !!!!

2 comentarios:

  1. Blog muy interesante, me gusta como esta enfocado. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Durante los primeros años de vida los padres se preocupan mucho por lograr una cuidada alimentación para sus hijos, pero a medida que éstos se hacen adolescentes, ya no les prestan la atención que debería. Sin embargo, reflejas muy bien esta problemática situación que repercute directamente en las capacidades intelectuales y el rendimiento académico.

    ResponderEliminar