miércoles, 31 de octubre de 2012

Lee, subraya, resume...

En esta ocasión vamos a hablar sobre técnicas de sintetización, es decir, de cómo podemos transformar un tema de 50 hojas en la décima parte más o menos. Estas técnicas son muy útiles para asignaturas como historia, filosofía, geografía .. En estas materias nos solemos encontrar con temas muy extensos en cuanto a páginas y también con muchas palabras claves, tecnicismos, etc. Aunque también se pueden utilizar en otras materias, ya que cuanto más elaboremos nuestros apuntes mejor para nosotros.
Como hemos dicho anteriormente, hay veces que nos encontramos ante un "tocho" de folios que tenemos que estudiar. Lo primero que debemos saber es que estas asignaturas tan extensas se deben llevar al día, es decir, no vale con ponerse a hacer los apuntes una semana antes del examen, ya que una semana antes lo que deberíamos estar haciendo es estudiarlos, no hacerlos. Poco a poco y a lo largo del trimestre, podemos ir elaborando resúmenes, esquemas y subrayando textos. Aparte de que nos adelantará mucho trabajo de cara al final del trimestre, si elaboramos los apuntes justo después de haberlo trabajado en clase, será más fácil y rápido ya que lo tendremos más "fresco". A continuación hablaremos de 3 técnicas de estudio muy utilizadas para combatir los temarios extensos.

1. El Subrayado.

Todos sabemos lo que es subrayar, pero no todos lo sabemos hacer correctamente. A veces, la gente subraya solo las definiciones o las palabras en negrita. Esto no es subrayar. Si una palabra esta en negrita se supone que es importante y por lo tanto no es necesario volver a remarcarlo. La mayoría de las veces se subraya un texto sin haberlo leído anteriormente y eso es un error. No podemos extraer las ideas principales de un texto sin haberlo leído con anterioridad. También hay que ir con cuidado con el exceso de información, ya que cuando empezamos a subrayar a veces somos demasiado generosos. El subrayado pretende destacar las ideas principales de un texto y, subrayar el 80% del texto no es sintetizar mucho. El subrayado también es muy útil en el momento de la explicación. No es necesario que el profesor ordene que subrayemos lo más importante del texto cada vez que da una clase. Debemos ser nosotros los que estemos atentos a la explicación y cuando el profesor diga "esto es importante" o "recordad esto" nosotros lo subrayemos en el momento. De ese modo ya no se nos olvidara a la hora de hacer los apuntes.

2. El resumen

El resumen es una abreviación del texto original. Es decir, el resumen debe intentar guardar la estructura del texto original, su introducción, el desarrollo y la conclusión. Evidentemente no se trata de copiar frases del texto literalmente y reescribirlas en un folio, ya que carecería de cohesión y coherencia. Es más, en el resumen podemos incluir frases o aportaciones hechas en clase por el maestro o los compañeros para complementar la información ya existente. El resumen tiene un carácter personal, ya que somos nosotros quien decidimos lo que poner, pensando que será lo más importante. Al igual que el subrayado, hay que tener cuidado a la hora de escribir ya que podemos cometer el error de plasmar información innecesaria. Esto se puede evitar si antes hemos leído bien lo que tenemos que resumir. Por último, añadir que en los resúmenes que son para uso propio, es decir, los que son para estudiar cada uno en casa, también se pueden utilizar abreviaturas a la hora de escribir, pero hay que tener cuidado con esto. Si utilizamos muy a menudo estas abreviaturas corremos el peligro de que a la hora de escribir un texto formal, como puede ser un examen, se nos pueda colar alguna sin darnos cuenta y esto supondría un error de ortografía grave.

3. El esquema.

El esquema al igual que el resumen, dependen un poco de lo que hayamos subrayado anteriormente (de ahí la importancia de subrayar en clase). Un esquema podríamos decir que es como una jerarquización gráfica de las ideas principales de un texto. En otras palabras, ordenar por importancia las ideas principales del texto. El esquema se suele utilizar en textos que contienen varias ideas principales y varias secundarias. O también en textos que nos hablen de dos ideas principales a la vez pero que no se mezclen entre ellas. Aunque personalmente, yo los esquemas siempre los utilizaba a modo de "índice". Si nos fijamos, todos los indices tienen modo de esquema, normalmente numéricos. Los esquemas se pueden utilizar para sintetizar un texto pero yo creo que son más útiles a la hora de organizar varios resúmenes dentro de un mismo tema. En los esquemas pondría los títulos de los resúmenes y estos ordenados. De tal manera veríamos organizada toda la materia de un mismo tema y el orden que sigue. También nos ayudaría a la hora de marcar que partes del esquema hemos estudiado y que partes no o marcar partes del esquema que debemos repasar más dada su dificultad.

Estos han sido algunos de los métodos para estudiar temas largos, aunque me gustaría que alguno de los lectores aportara alguno más. Sólo me queda decir que estos métodos son útiles si se realizan con paciencia y con tiempo por delante. Los temas largos requieren horas de estudio y esas horas no pueden ser utilizadas para hacer resúmenes o esquemas. Por lo tanto más vale prevenir que tener que lamentar!!

UN ABRAZO!!!




lunes, 29 de octubre de 2012

¿Relajarse en época de exámenes?

La respuesta es... SI !!! Por supuesto que debemos saber relajarnos, y más aún en época de exámenes. Cuando llegan los finales de trimestre nos acercamos a la época de los exámenes, unas semanas en las cuales nos jugamos parte del curso y donde las fechas de las pruebas escritas de las asignaturas se encuentran muy próximas entre sí. Es normal que sintamos presión y nerviosismo dentro de nosotros ya que lo que queremos es ver reflejado nuestro esfuerzo con una buena nota.



Estar nervioso no es malo, incluso me atrevería a decir que puede ser hasta beneficioso. Cuando estamos nerviosos producimos adrenalina, lo que nos ayuda a pensar más rápido y estar más despiertos, con más energía, más productivos. Pero del nerviosismo al estrés puede haber un paso muy pequeño, y ese paso es el que debemos evitar. ¿Cómo? Hay varias técnicas de relajación para cuando nos encontremos más nerviosos de lo que deberíamos. Estos sólo son algunos ejemplos, podemos encontrar muchos más y os animo a compartirlos en este blog.



Una de ellas es la respiración. Aunque parezca mentira, con unos simples ejercicios de respiración podemos relajarnos y disminuir nuestro nerviosismo. Consiste en inspirar profundamente mientras cuentas hasta 5, mantener la respiración mientras cuentas hasta 2 y expirar lentamente mientras cuentas hasta 8. Este ejercicio lo repetiremos 2 o 3 veces hasta que notemos que estamos más tranquilos. Es recomendable hacerlo en un lugar tranquilo y alejado de multitudes y si puede ser estar sentado.



Otro modo de relajarnos y a la vez ganar en salud es el deporte. No hay nada mejor que soltar tensiones haciendo ejercicio físico. Esta demostrado que practicar deporte segrega endorfinas, lo cual provoca sensación de bienestar y a la vez quema energía de nuestro cuerpo, ayudándonos a dormir mejor por las noches. En esta página podéis encontrar mucha más información sobre los beneficios del deporte como regulador del estrés http://www.puntofape.com/endorfinas-y-deporte-1578/


Por último, otra forma de relajarnos es hacer vida social. Suena un poco vacío pero es tan simple como eso. Muchos de nosotros nos encerramos en nuestras habitaciones horas y horas sin salir para nada. No dudo que cuantas más horas dediquemos al estudio tendremos más posibilidades de aprobar, eso es indiscutible, pero en nuestro planning debemos contar con tiempo para nosotros. Este tiempo lo podemos utilizar para hacer deporte, como hemos visto anteriormente o simplemente para salir a pasear un rato, ver a algún amigo, ir al cine, etc. Si nos organizamos correctamente nuestro tiempo, tendremos tiempo para todo. Después de pasar un rato fuera de nuestra habitación y "respirar aire fresco", volveremos con las pilas cargadas para afrontar un nuevo asalto contra los papeles. A veces pensamos que aislándonos del mundo conseguiremos más rendimiento pero no siempre es así, hay veces que necesitamos cambiar de aires por unas horas para volver con más ganas. 


Aquí os dejo un vídeo que habla sobre la seguridad y la respiración, donde vemos que con nuestra mente podemos calmar nuestro cuerpo. 



UN SALUDO !!!




viernes, 26 de octubre de 2012

Dormir ayuda a estudiar

Muchos de nosotros relacionamos estudiar mucho con dormir poco. Todos los años vemos que cuando llega la Selectividad, las bibliotecas se abarrotan por las noches de estudiantes que están dispuestos a pasar la noche en vela "estudiando". No voy a ser yo quien diga que la gente que va por la noche a las bibliotecas no va sólo a estudiar, pero es extraño que veas a más gente en la puerta tomando café y charlando que dentro estudiando.
Volviendo al tema que nos interesa, esta demostrado (aquí está la página http://www.journalsleep.org/ViewAbstract.aspx?pid=27978) que la privación del sueño afecta a la capacidad de memoria, es decir, que si no dormimos lo suficiente puede que nuestro cerebro no rinda al 100% de sus posibilidades. Cuando decimos no dormir lo suficiente nos referimos a un mínimo de 7h. Todos sabemos que cada uno necesita más o menos horas para sentirse descansado, esto oscila entre 7 y 9 horas. Por tanto, dormir menos de esta cantidad de horas no es recomendable.
¿Por qué es tan importante dormir? 
Aparte de lo mencionado anteriormente sobre la memoria, el descanso nos ayuda a desconectar un poco de los papeles, a templar los nervios que podemos tener ante un examen y a la vez ayuda a que nuestro cerebro organice y asiente bien lo estudiado. 
¿Por qué no estudiar por la noche?
Mucha gente dice que por la noche se concentran mejor y rinden más. Esto puede deberse a que por el día no encuentran momentos de paz y tranquilidad en su lugar de estudio, lo cual deberían remediar. Además, ésta gente debe tomar cafeína ya que el cuerpo no está acostumbrado a trabajar esas horas. La cafeína nos da la sensación de estar despierto pero no es más que un estimulante y está demostrado que no ayuda en nada al rendimiento académico, es más, lo perjudica.
Estudiar por la noche representa una batalla entre la mente y el cuerpo, ya que uno quiere estar despierto y el otro quiere descansar. Y aún más si estas estudiando una materia que se pone cuesta arriba y las horas van pasando y el sueño aumentando.
Por último queda añadir que si uno se va a la cama inmediatamente después de haber estado batallando, por ejemplo, contra la temida Filosofía o la legendaria Historia es probable que le cueste dormir ya que su cerebro todavía está en tensión.
No voy a negar que nunca haya pasado madrugadas estudiando porque me "ha cogido el toro" en alguna asignatura y he tenido que recurrir a estos horarios (seguramente por incumplir el planning), pero os puedo asegurar que no son nada recomendables, la noche se hizo para dormir y el café para desayunar que sino después pasa esto http://www.youtube.com/watch?v=u3PYnqabbls&NR=1&feature=endscreen.

UN ABRAZO !!!!

jueves, 25 de octubre de 2012

La Planificación es sinónimo de éxito

La planificación es el proceso consciente de selección y desarrollo del mejor curso de acción para lograr el objetivo (Jiménez 1982)
Como vemos en esta definición, planificar es ordenar, prever, organizar un procedimiento para lograr con éxito uno o varios objetivos. Mediante la planificación, distribuimos tiempo y tarea de forma que nos sea más fácil poder abarcar nuestros objetivos. Toda esta teoría queda aplicada al ámbito de estudio cuando llega la temible época de exámenes. Es esta época cuando creemos que no vamos a poder estudiar 3 exámenes para la misma semana, que no podemos entregar los trabajos que nos piden la ultima semana, etc. Aunque cuando estos pensamientos llegan a nuestra cabeza solemos estar a escasos días de que terminen los plazos. Todo esto no hubiera pasado si hubiéramos hecho una planificación de nuestro trabajo.
Todo ello empieza en "épocas de bonanza", aquellos días en los que nos pasamos las tardes mirando la TV, chateando en el PC o simplemente viendo pasar las horas ante nosotros. Muchos maestros (por desgracia no todos) a principio de trimestre suelen dictar las fechas de exámenes, controles de libros de lectura, entrega de trabajos, etc. Eso no quiere decir que debamos ponernos como locos a hacerlo todo y "encarcelarnos" en nuestras habitaciones durante semanas para tenerlo todo hecho enseguida, pero tampoco podemos estar esperando a la última semana a que se haga solo todo, ni una cosa ni la otra. Simplemente debemos coger o bien nuestra agenda ( de la que hablaremos a continuación) o bien una simple hoja de papel.
La agenda. En mi opinión, la agenda es una herramienta indispensable para un estudiante, y más en los tiempos que vivimos. Aparte de estudiar, los jóvenes tenemos vida fuera de las aulas, vamos al cine, jugamos al fútbol, quedamos con éste y con aquel y un largo etc. Por ello debemos disponer de una herramienta que nos ayude a recordar todo lo que debemos hacer. Pero mi experiencia me dice, que una agenda es más útil para el trabajo a corto plazo ( lo comúnmente denominado "deberes para el día siguiente") que para trabajos a largo plazo.
El Planning. Esta palabra procedente del inglés tiene en una de sus traducciones la palabra planificación, justo de lo que estamos hablando. El planning tiene un origen urbanístico y arquitectónico (Inglaterra S. XX) pero enseguida se adaptó a muchos otros campos, entre ellos la educación. Por tanto, si nuestros maestros utilizan un planning para ponernos las fechas de nuestros trabajos y exámenes, ¿no deberíamos nosotros (los alumnos) utilizar la misma herramienta para cumplir los plazos de entrega y tener tiempo suficiente para estudiar los temas?. No hay unas reglas fijas para diseñar un planning, pero te recomiendo que sigas estos pasos:

  • Coger una hoja en blanco y dividirla en filas y columnas a modo de calendario. Una hoja representará un mes.
  • En ella vamos a escribir en rojo los trabajos y exámenes en los días correspondientes.
  • Ahora ya tenemos una perspectiva visual de nuestro trabajo y por lo tanto ya podemos distribuir el tiempo y la tarea.
  • Normalmente contamos con el horario de tarde para estudiar, con una franja horaria entre las 17:00 y las 21:00, más o menos. Esto no quiere decir que debamos estudiar todos los días de 5 a 9, ni mucho menos, pero es para ir dándonos una idea. Hay gente que también utiliza la hora de después de cenar para estudiar, yo no lo recomiendo pero hay ocasiones, sobretodo cerca de los exámenes finales, que hay que recurrir a esos horarios.
  • Por lo tanto, incrementaríamos las horas de estudio conforme vamos llegando a los días rojos. 
  • Otro consejo para un buen planning es que no intentemos tocar muchas asignaturas la misma tarde. Es preferible estudiar en una tarde menos asignaturas y mas tiempo en cada una de ellas que muchas asignaturas con poco tiempo para cada una de ellas.
  • En nuestro planning deben aparecer los descansos entre horas (15 min cada 2 horas de trabajo)
Lo último que puedo decir es que seamos generosos con nuestro tiempo de estudio, muchas veces tenemos que sacrificar ocio y disfrute para rendir mejor, pero os puedo asegurar que cuando obtienes buenos resultados se te olvidan las horas que has pasado delante del papel.
Podéis ver un poco mas acerca del planning y otras partes dentro del plan de estudios en: http://universitarios.universia.es/examenes/antes-examen/plan-estudio/

UN ABRAZO Y SUERTE !!!!


martes, 23 de octubre de 2012

En primer lugar, ¿donde vamos a estudiar?

Una cosa que la gente pasa por alto, a la que no presta atención, es el lugar donde va a estudiar. Normalmente los jóvenes solemos estudiar en nuestra habitación, ya que son muy pocos los que tienen la suerte de contar con una habitación-estudio dedicada exclusivamente al trabajo. Por lo tanto, debemos adecuar el espacio del que disponemos para crear un ambiente de estudio y trabajo. Este espacio lo concretaremos en los siguientes puntos:

  1. Tener una mesa-escritorio con una silla cómoda donde trabajaremos todo el tiempo. Esta mesa debe estar siempre ordenada, nada de dejar libros y papeles tirados por ella. Recordad, una mesa no es una estantería.
  2. La estantería. Como hemos dicho en el punto anterior, la mesa debe estar ordenada y los más despejada posible, por lo tanto, seria preferible contar con una pequeña estantería donde tener nuestros libros y libretas ordenados y no tener que estar buscando como locos algún libro en una montaña de papales.
  3. La luz. Una buena iluminación es muy importante a la hora de estudiar. Normalmente estudiamos con la luz de la habitación, que suele estar colocada en el centro del techo y por consiguiente nuestro cuerpo hace sombra. Por lo tanto, un flexo es la herramienta perfecta que nos proyectará luz sobre nuestra mesa y nos ayudará a ver mejor.
  4. Evitar pósteres y fotografías delante de nuestra mesa de estudio. Estos elementos visuales pueden provocar distracciones cuando estamos estudiando. Es preferible que estos elementos estén situados en otra parte de la habitación para evitar las distracciones.
Bueno, estas han sido unas pautas generales para lograr un ambiente de estudio en nuestra habitación, también seria recomendable utilizar las horas de más paz en la casa para estudiar y hacerlo siempre a la misma hora, para poder crear una rutina. Ahora sólo falta ponerse manos a la obra para crear tu espacio de estudio!!

lunes, 22 de octubre de 2012

Mi blog trata de...

En este blog se trataran temas relacionados con la manera de estudiar que tienen los adolescentes, se darán consejos y trucos para optimizar el tiempo y poder llegar a obtener un mayor rendimiento del mismo. Estos consejos o recomendaciones están dirigidos especialmente a aquellos que se encuentran en la etapa de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) pero se pueden utilizar si se cree conveniente en etapas superiores como Bachillerato o Estudios Universitarios.